La AAA descubre tremendo salidero

Salidero en Dorado

El salidero había socavado 11 pies de terreno sin que el agua hubiera aflorado a la superficie.

- Inter News Services

El presidente ejecutivo de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), Alberto Lázaro Castro, informó hoy que la agencia descubrió salidero en Dorado en el que se perdían 250 mil galones al día.

Lázaro Castro, quien visitó hoy junto al gobernador Alejandro García Padilla la planta regional de alcantarillado sanitario de Carolina, donde el gobierno invirtió 12.5 millones de dólares en mejoras, dijo que la detección del salidero se logró gracias a programa “Manos al agua”, que busca identificar averías ocultas

“Manos al agua” también pretende localizar grandes salideros que no se ven a simple vista y que causan pérdidas y problemas en la operación de los sistemas de la AAA.

De acuerdo con el funcionario, “recién se descubrió y corrigió uno significativo en Dorado, donde había socavado 11 pies de terreno sin que el agua hubiera aflorado a la superficie”.

“La corrección de este salidero representa una gran recuperación de agua perdida, estimada en 250 mil  galones por día”, indicó Lázaro Castro.

El funcionario explicó que el reciente descubrimiento es parte de la iniciativa comenzada a principios de este año para atacar las pérdidas de agua invisibles en la superficie, que le quitan presión al servicio acueducto, causando interrupciones continuas, además de representar una pérdida de ingresos para la AAA.

“Llevamos varios meses aplicando esta metodología de una forma que no se había hecho antes en Puerto Rico, trayendo lo más avanzado en tecnología y peritos con mucha experiencia para adiestrar nuestro personal con miras a mejorar la calidad de nuestro servicio”, afirmó. 

Agregó que el trabajo para localizar estos salideros ocultos consta de hacer exploratorias en las tuberías, seccionar tramos, obtener información técnica con la ayuda de instrumentos especiales y sobre todo de oídos humanos adiestrados para esta faena. No es una labor fácil ni que dé resultados inmediatos. Requiere paciencia, peritaje, trabajar de noche y por muchos días hasta encontrar lo que se busca”.

En el caso de Dorado, se trabajó en varios sectores donde se instalaron varias válvulas que operaron, abriendo y cerrando, para ver cómo se comportaba la presión de agua y cómo se afectaban las áreas que la reciben. 

Luego de varios esfuerzos, finalmente se encontró la rotura en una línea cercana a las instalaciones de San Juan Cement. 

El agua no emanaba a la superficie porque había creado un espacio subterráneo de 11 pies de profundidad y estaba socavando un carril de la carretera PR-659. 

“Se reparó la tubería, rellenó el terreno y tras ajustes a la presión, mejoró el servicio al sector Guayabo y el barrio Santa Rosa”, dijo el funcionario.

Lázaro Castro apuntó que ya se han hecho trabajos similares en Caguas y Río Grande.