Puerto Rico combate la piratería

Las Asociaciones de Productores Cinematográficos y Audiovisuales de Puerto Rico (ACPA) y de Productores Latinos Independientes (NALIP), la Corporación de Cine de Puerto Rico (CCPR) y la Universidad del Sagrado Corazón son algunas de las entidades que colaboraron en la campaña "Defiende lo de aquí, sí al cine boricua".Las personalidades que aparecerán en la campaña y que se proyectará en las salas de cine son los productores y directores puertorriqueños Marcos Zurinaga, Pedro Muñiz, Efraín López Neris, Elia Enid Cadilla, Frances Lausell y Jacobo Morales, nominado a un premio Óscar en 1989 por "Lo que le pasó a Santiago".Lausell, productora de la película "Manuela y Manuel", dijo en rueda de prensa que Puerto Rico es el tercer país con la mayor fuente de ingresos en la piratería, lo que hace "que la industria cambie y preocupe el panorama en el cine".Dicho filme ha sido víctima de la piratería, pues según contó a Efe su guionista, el chileno José Ignacio Valenzuela, dos días después del estreno, a uno de los productores de la película le ofrecieron una copia pirata de la misma.El incidente hizo que los productores de "Manuela y Manuel", le exigieran al Departamento de Justicia de Puerto Rico y a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) que investiguen el origen de la película pirata.Otras películas puertorriqueñas que también han sufrido decaída de ventas por la piratería son "Cayo" y "El Cimarrón".El gerente general de la compañía Caribbean Cinemas, Joe Ramos, sostuvo que próximamente en Puerto Rico, desistirán de estrenar películas internacionales un día antes como hacen en EEUU por el volumen de piratas que asisten a las salas para grabar las mismas.Ramos explicó que en Puerto Rico existe una ley federal y otra estatal, en las que denomina como "delito" el grabar cualquier película en una salsa de cine con equipo electrónico.Por su parte, el presidente de la CCPR, Luis Riefkohl, pidió que el nombre de piratería cambie a "robo", pues la misma "le quita la comida a productores y actores" en la industria cinematográfica.Llamó a los piratas "personas despreciables", pues se "benefician" negativamente del trabajo que realizan los empleados contratados por producciones "que tratan de elevar el cine puertorriqueño al extranjero".Indicó que "llegará el día" en que no sólo el cine puertorriqueño sea el afectado por la piratería cuando se presente en las salas de Puerto Rico, sino también las producciones estadounidenses, francesas, españolas e italianas. EFE