Publicidad | Vea su anuncio aquí

Las fiestas, la imprudencia y el respeto

Tiroteo en SanSe deja un muerto

Tiroteo en SanSe deja un muerto

- Suministrada

Nuevas confidencias

VIDEO:  Nuevas confidencias - Univision Puerto Rico

Ver videos
Bernier descarta cancelación

VIDEO:  Bernier descarta cancelación - Univision Puerto Rico

Ver videos
Continúan los trabajos de limpieza

VIDEO:  Continúan los trabajos de limpieza - Univision Puerto Rico

Ver videos
Vienen cambios para las fiestas de la Sanse

VIDEO:  Vienen cambios para las fiestas de la Sanse - Univision Puerto Rico

Ver videos
Sugerencias para las Fiestas de la Calle SS

VIDEO:  Sugerencias para las Fiestas de la Calle SS - Univision Puerto Rico

Ver videos
Fotos fiesta de la calle San Sebastián

FOTOS:  Fiestas de la SanSe 2013

Ver fotos

Domingo, luego de que un hombre fuera asesinado en plenas Fiestas de la Calle San Sebastián, se escuchan cantidad de cosas, la mayoría ciertas. Ya no se respeta nada, salir era peor que entrar, donde esta Carmen Yulín, poco ha pasado…

Fueron cientos de miles de personas las que entraron a la ciudad amurallada para las fiestas. Siempre ha sido así, pero, honestamente, el viernes ya alrededor de las nueve de la noche me parecía que nunca había visto las calles así; tan llenas de gente. Tenía la esperanza de que como el jueves, el evento siguiera su curso sin problemas. La consternación se inicio el viernes cuando esa muchedumbre que me pareció inmanejable se descontrolo en las estaciones esperando por transportación. La impaciencia de cientos de ciudadanos ante los recursos queriendo entrar a la brava a las guaguas era inaceptable. Si, era demasiada gente, se empujaban para entrar. Así no se puede pretender disfrutar de nada. No hay razón para formar ese revolú. Haga fila, le asegura que se moverá mas rápido. Es una vergüenza. El servicio de las guaguas se reforzó y el problema siguió. No hubo Damage Control que hiciera cumplir el orden.

El sábado un cadáver, un asesinato en horas súper concurridas de la noche. Hasta ahora parece haber sido por un tropezón. Ese sería el motivo de la muerte de Julio Ramos Olivera. Una discusión en medio de la multitud. Así se habrían dado los disparos. Un crimen por lo que parece ser una disputa tonta en medio del bacanal. Una vez más se acaba el respeto por la vida, no solo de este joven sino de la los cientos de miles de asistentes que estaban en esa calle.

La nueva alcaldesa fuera de lamentar la situación, hacer ajustes y acortar las horas no tenía muchas opciones. No se le puede responsabilizar por el asesinato ni por el vandalismo de los vehículos de transportación pública el día anterior. De la misma manera, no se podía responsabilizar al alcalde Jorge Santini de las peleas que se dieran antes en otras ediciones. Santini hizo sus decisiones sobre accesos, presencia policiaca y servicios especiales de acuerdo a sus reconsideraciones; la nueva alcaldesa, igual.

No es justificable que no se asuma responsabilidad, no es justificable se mate a alguien en medio de la fiesta, no es justificable que la policía municipal se quejara de ser instruidos a formar parte del “task force” en una situación de emergencia. No hay excusa para olvidar que el trabajo es “to serve and protect. Pretender lavarse las manos, me parece tan imprudente como las acciones de los desordenados.

Revisar las horas de expendio de bebidas alcohólicas, terminar los espectáculos mas temprano, poner puntos de cotejo en diferentes entradas para revisar que no se suban armas son algunas de las opciones a tomar en consideración. Claro, eso implica, prácticamente cerrar la ciudad. A nadie le gustara eso y causaría otro caos. La planificación es vital, pero el público es igualmente responsable de ser ordenado y digno.

No sé como pretender compartir con otras personas y disfrutar de la música en las plazas se convierte en este reguero pero tampoco comprendo cómo piensan que la travesía será rápida. El viaje, se usen guaguas, el tren o se vaya a pie, es siempre una trillita larga.

Ahora que se busca atraer a público internacional a estas noches, no es orgullo alguno presentar esta imagen de los Boricuas. No me parece que esa es la proyección de una población inteligente y con educación y altura que esperamos vender.

 

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí