Publicidad | Vea su anuncio aquí

Festival del pastel en el corazón de Puerto Rico

Festival del pastel en Orocovis

Festival del pastel en Orocovis

Festival del pastel en Orocovis

Suministrada
Festival del Pastel en Orocovis

VIDEO:  Festival del Pastel en Orocovis - Univision Puerto Rico

Ver videos

Con el Festival del Pastel en Orocovis bien se puede decir que comenzó la Navidad. Siempre había ido al festival el día después de Acción de Gracias. En esta ocasión fui domingo, día del cierre que esta vez le tocó a Jose Nogueras y su orquesta.

Como todos los años me lo gocé y lo que más me emocionó probablemente fue ver a tanta gente de todas las edades, incluyendo niños, cantando las plenas que el ballet folclórico interpretaba en la tarima. Cortaron a Elena, cuya letra hoy me parece espantosa por lo violenta pero que no deja de ser #1 en ese género, entre otras canciones eran voceadas y cantadas por el público pendiente a los artistas.

Otros compraban artesanías, muchísimos niños pidieron juguetes tradicionales de madera, caballitos, carritos, trompos y me recordaron a mi infancia cuando los vi jugar.

Las mesas detrás de los 9 kioscos de pasteles, ubicaban a los que querían comer en tranquilidad y sentados. Hubo alimentos de masa tradicional, de longaniza de cerdo, de pollo, masa de apio, de yuca, de arroz, de guineo, de calabaza, de garbanzos, relleno de bacalao, sin mancha y para acompañar tenían, carne frita, habichuelas, también vi arañitas, arroz guisado, masitas de cerdo y de pollo, bacalaítos y muchísima comida.

Este es uno de los pocos festivales que no ha desviado su razón de ser. Aquí siguen siendo los protagonistas el pastel y la música puertorriqueña.

Durante el fin de semana se presentaron Zakandela, Roy Brown y Tito Auger. Los tres días estuvieron sazonados con charlas, talleres y demostraciones de huertos caseros, cómo preparar los pasteles correctamente, almacenaje de alimentos en pailas, terapia basada en agricultura, preparación de composta, nutrición y mucho más.

Había gente de todas partes de Puerto Rico y probablemente de distintos puntos del mundo, saludé personas de Rincón, Carolina, Vega Baja y otros pueblos.  Uno de los kioscos pertenecía a una clase graduanda de nioveno grado y sus padres eran los que cocinaban y lo atendían con el fin de llegar a la meta para lograr costear parte de su graduación.

Los pasteles crudos los vendían por docenas, sin timidez alguna la gente se llevaba más de una. Para transmitir desde Orocovis, no podemos hacerlo desde el lugar en donde se lleva a cabo el festival. Tenemos que llegar al Barrio Saltos para sacar la señal y poder así transmitir en vivo. El área estaba llena de neblina con un frio sabroso que dejaba notar que la navidad ya está aquí.

Los orocoveños pararon a saludarnos y una pareja nos invitó a su casa a tomarnos un refresco cuando termináramos.

Las casas ya tienen luces navideñas y arbolitos encendidos. Las puertas de entrada a los hogares en muchos casos estaban abiertas. Definitivamente se siente el calor humano y lo sabroso de celebrar la navidad en Puerto Rico.

El festival del pastel ya tiene 12 años, pero yo no he asistido a todas las ediciones aunque he ido a más de la mitad. No sé si es la desazón o la desesperanza de los últimos meses que se ha vivido en la isla pero ésta visita me llenó de alegría y optimismo.

En el camino de ida y de vuelta, vimos muchas familias en los restaurantes que se ubican en la carretera que por cierto, han proliferado. En ese ambiente se respiraba un aire que hacía mucho no sentía, espero que se mantenga para que nuestra tradición se mantenga viva.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí