Acabó el primer round: Ya llegamos, Febrero

Año nuevo 2014

Año nuevo 2014

- Thinkstock LLC/Picture Quest

La carrera del 2014 es una a 12 meses o simplemente una pelea a 12 rounds como si fuera una de boxeo que tanto nos gustan.   

Así es, recordemos a Wilfredo Gómez y sus ejecutorias, aunque tengo que confesarles que tengo viva la imagen del Bazooka arrinconado aguantándose de las cuerdas en una esquina preguntándose qué rayos le había pasado en su pelea contra Salvador Sánchez , a el Chapo Rosario y su memorable pelea contra Macho Camacho, Tito Trinidad y su pelea cumbre contra un Oscar de la Hoya en la cima, una victoria con un “puñe..” incluido. 

En fin, Puerto Rico es sin duda uno de los grandes países del boxeo a nivel mundial.  Pero si miro la vida como una pelea, (porque vivimos en tiempos que pienso que eso es lo que hacemos, pelear), entonces valdría la pena pensar como se prepara un boxeador para una pelea para entonces analizar si estamos listos para la pelea contra el 2014. 

Primero, el boxeador como en cualquier otro deporte, requiere de una preparación física y mental súper completa, pero en este deporte el cuidado cobra mayor importancia debido a lo fuerte y riguroso del boxeo.  ¿Quién dice que la vida no es fuerte? 

Enfrentar la vida demanda mucho trabajo, esfuerzo, sacrificio y unos detalles que requieren de mucho cuidado para tener éxito.  Los atletas tienen que tener un peso adecuado y condiciones físicas necesarias para la disciplina que desempeña, de igual forma en la vida, además los boxeadores dependiendo la pelea tienen que estar en varios pesos.  El entrenamiento como para cualquier otro reto en nuestra vida es vital, es conocer cuál será el reto y de esa manera tomamos nuestras precauciones para no ser reactivos.  El atleta tiene que tener sus fortalezas físicas y nosotros en nuestra vida saber cuáles son nuestras fortalezas y debilidades. 

Te preguntarás por qué escribo sobre este tema que casi siempre se escribe cuando finalizamos un año, cuando cambiamos de un ciclo a otro.  Lo cierto es que en diciembre todo el mundo reflexiona y decide hacer sus resoluciones con el único fin de poner en perspectiva nuestros anhelos. 

La fiesta, la Navidad y la despedida de año abonan a todo un clima de reflexión.  Pero no es menos cierto, que una vez que comienza el año y no insertamos a nuestra rutina diaria, a nuestros trabajos y luego de las Fiestas de la Calle San Sebastián, todo vuelve a ser tal y como lo era antes del mes de diciembre. 

Volvemos a caer en el mismo ciclo ya sea de pereza o de rutina, que nos hace echar a un lado todos nuestros deseos de cambio. 

Les escribo porque prácticamente acabo el primer round de nuestra pelea del 2014 y la pregunta obligatoria sería ¿Qué tal te fue? ¿Cómo verías el marcador? Si alguien pudiera ver este primer round, ¿a quién se lo daría?  Estamos a tiempo para enderezar nuestro rumbo y sobre todo ganar los puntos suficientes para alzarnos con la victoria. 

La vida a nuestra edad es muy distinta a cuando me criaba en Arecibo. Salíamos de la escuela, hacíamos las asignaciones y solo nos ocupaba el jugar.  No habían preocupaciones mayores, ansiábamos el que llegara el verano para no hacer nada y jugar con nuestros vecinos y amigos. 

Tanto el semestre escolar como el verano, una vez comenzaban, sea hacían eternos e interminables.  Uno quería tener 10 años cuando tenía 8 o 9, nos desesperábamos porque queríamos ser grandes.  El tiempo pasa y ahora a nuestra edad queremos detenerlo.  Para mí, fue literalmente ayer que besaba a mis seres queridos y compañeros trabajo deseándoles que el 2014 fuera un súper año, siento que prácticamente fue ayer.  

Sin embargo, ya se fue enero, nos adentramos al segundo round.  La vida vuela.

A penas termina el primer round, pero son doce.  Echemos nuestras apuestas y hagamos que la balanza este a favor de la casa 4 a 1.

Roció Durcal canta una tema que me fascina y decía “como han pasado los años, que mundo tan diferentes”.  

 

Eliezer Ramos Navarro

twitter@eldiarioeliezer

facebook/eldiarioeliezer