Impuestos; ¿Aquién le gusta?

Impuestos; ¿A quién le gusta?

Impuestos; ¿A quién le gusta?

Impuestos; ¿A quién le gusta?

Qué es más importante, ¿subir o bajar impuestos o sacar la isla del pozo en el que e...

Qué es más importante, ¿subir o bajar impuestos o sacar la isla del pozo en el que e...

Temp. Season 2012 | 06/28/13 | 01:15  | TV-Y
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

Acabas de ver...

You just watched...

Univision Puerto Rico Univision Puerto Rico

Impuestos; ¿A quién le gusta?

Impuestos; ¿A quién le gusta?

Mostrar nuevamente
Replay
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist

Share

Compartir

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

3
Pausar auto-play Pause auto-play
Siguiente
Up Next
Qué es más importante, ¿subir o bajar impuestos o sacar la isla del pozo en el que esta metida?
06/28/13 | 01:15 Disponible hasta 06/28/13
Univision Puerto Rico

¿A quién le gusta subir impuestos?  Esa pregunta supondría una respuesta - a nadie-, pero en el caso de Puerto Rico tendría sus excepciones.  ¿Como podemos olvidar al líder sindical en el año 2006, José Rodríguez Báez, liderando una manifestación a favor de que se impusiera el impuesto sobre la venta y uso (IVU) de un 7%?  En la "isla del encanto" ocurren muchísimas situaciones que sin duda no ocurren en muchas partes de nuestro mundo.  Pero volviendo a mi pregunta inicial, la presente administración de Alejandro García Padilla y su secretaria de hacienda Melba Acosta no tienen problema de comunicación, sino más bien de ideas: “le gusta subir los impuestos”.

Y es cierto que todos estemos muy molestos porque ahora nos van a subir el agua, imponer peajes, aumentar la gasolina, impuestos en servicios, una patente nacional, un alza en las tasas de contribución sobre ingresos contributivos, expansión de la base del Impuesto sobre la Venta y Uso y un largo etcétera de impuestos cuando en el programa electoral del Partido Popular no prometía que se le metería la mano al pueblo y el sector privado, para sacarle 1,380 millones de nuevos impuestos.  Eso nunca estuvo contemplado en la campaña electoral y se decía otra cosa.  

Pero sinceramente, ¿qué es más importante, subir o bajar impuestos o sacar a esta querida isla nuestra del pozo en el que esta metida?  Yo lo tengo claro: los puertorriqueños le dieron a la presente administración que gano el pasado mes de noviembre un mandato claro, que sacara a Puerto Rico del abismo en el que poco a poco nos habíamos ido hundiendo, o nos habían hundido.  Y si para ese proyecto o mandato hay que tomar medidas poco simpáticas, ADELANTE.

La oposición que gobernó hace menos de 6 meses ahora dice que hay que ser prudentes en los gastos públicos.  La verdad es que no piensan, si le damos varios ejemplos, la malversación de fondos públicos en aproximadamente 100 millones que hizo la administración Fortuño en la llamada "Vía Verde", el famoso molino de viento colocado en la avenida Kennedy bajo un costo de 5 millones de dólares y que no ha logrado operar ni tan solo a un 5% de su capacidad, ya que siempre esta apagado y el mismo fue puesto como un elemento de promoción del desarrollo de la isla hacia lo que es denominado "energía verde".  El actual gobernador Alejandro García Padilla lo catálogo - "el billboard más caro que el gobierno haya puesto en la historia de Puerto Rico".  

Ahora bien, lo que se pretende es traer fondos para pagar obligaciones con los bonistas y que las casas acreditadoras demandan acción para no degradar a chatarra el crédito de la isla sino se encamina la situación fiscal de la isla.  Indican además que la crisis en el Sistema de Retiro y la Autoridad de Carreteras son problemas fundamentales que hay que resolver para evitar una degradación.  

Ahora bien, hubo oposición a cada medida presentada por la presente administración y no es para menos, llevamos años en donde cada cuatro años se nos presenta un catálogo de promesas atadas a señalamientos de mala administración de los gobernadores de turno.  Cada candidato hipnotiza a cada elector con sus encantos de buen gobierno y llevarnos a un paraíso prometido.  Lo cierto es que cada cuatrienio vemos como se toman medidas aparentemente justificadas para salvar la economía de la isla - IVU, doble tributación del CRIM, Ley 7 entre otras - y quedan atrás las promesas de campaña.  Lo peor de todo es que aquellos que toman las medidas, gobernantes, asesores, legisladores y secretarios, que afectaron a todo un pueblo, hoy gozan de economías personales muy lucrativas.  Sólo pregunten a cuánto ascienden los ingresos de los dos últimos gobernantes que hemos tenido y que fueron los propulsores de las medidas de ejemplo que expuse. 

Nos piden que pensemos en el bien colectivo y evitemos una degradación, pero pregunto, ¿los que hoy toman las difíciles decisiones, como ejemplo, la reforma en el sistema de retiro, continuarán por los próximos 20 o 30 años aportando para que nuestra isla salga del abismo que ellos no han metido?  Les recuerdo que ese empleado que ajusto y planifico su futuro financiero familiar con un retiro en el cual trabajó por los pasado 25 años y esperaba disfrutarlo con un 75% de retiro basado en su salario, hoy se enfrenta a una realidad que su futuro y vejez la pasara con solo un 45% de su salario y eso representa con buena expectativa de vida unos 30 años. 

Está claro que a nadie le gusta que le suban los impuestos, como no nos gusta que nos recorten los servicios públicos.  Pero hay una cosa clara: no se puede gastar cada año más de lo que se tiene, y ahora se nos exhorta a aportar como ciudadanos a la crisis y este gobierno tendrá un presupuesto de 9,770 millones, una cantidad mayor al anterior año fiscal por $688 millones.  Indicando que tienen ahorros con un plan de austeridad de un 2%, el Gobierno prevé ahorros en $213 millones en sus gastos de funcionamiento, pero presupuestó un aumento de $200 millones en otras partidas para pagar deudas y cumplir con sus obligaciones.

Solo hay dos alternativas: o se obtienen ingresos de otro lado, o se recortan gastos, o se hacen ambas cosas a la vez, que es lo que está ocurriendo.  Podemos cerrar los ojos y pedir que los sacrificios los hagan los otros, pero eso sólo hubiera conducido a un sitio: a la quiebra del Estado, a lo mejor a una sindicatura y, que nadie se engañe, a muchos más impuestos y muchos más recortes dirigidos eso sí, no por el Gobierno que los puertorriqueños hemos elegido en las urnas, sino por unos señores de negro enviados de Washington o de las casas acreditadoras. ¿Eso será lo que queramos?

Sin duda el pueblo le pide al Gobierno, eso sí, que igual que no le ha temblado la mano en subir los impuestos, no solo a la clase media, sino también a las todopoderosas empresas, tampoco le tiemble para adelgazar esa administración que tanta deficiencia tiene todavía.

Finalizo resaltando la versatilidad del presidente senatorial Eduardo Bhatia, quien estuvo en el hemiciclo de la Cámara de Representantes cabildeando para que representantes aprobaran honorarios más altos en pleitos de clase contra empresas de telefonía.  

Felicidades, LEGISLADOR - CABILDERO -  CIUDADANO

 

Eliezer Ramos Navarro

Twitter@eldiarioeliezer

Facebook/eldiarioeliezerramos